5 cosas que debes cambiar para aumentar la testosterona

Estas son las 5 cosas que debes cambiar para aumentar la testosterona naturalmente y así podrás obtener los mayores beneficios de los suplementos y de tu programa de entrenamiento.

5 cosas que debes cambiar para aumentar la testosterona, hombre durmiendo, celular

No necesitarás realizar una gran inversión ni realizar grandes sacrificios para llevarlos a cabo pero es importante que prestes atención a estos consejos y que implementes los cambios a la brevedad.

5 cosas que debes cambiar para aumentar la testosterona

No uses botellas de plástico

Si has comenzado un tratamiento para aumentar la testosterona, es probable que, además de tomar vitaminas y suplementos hayas comenzado una rutina de ejercicios.

En la actualidad, en el mercado podrás encontrar muchas botellas para el gimnasio que ofrecen muchas prestaciones. Sin embargo, la mayoría están hechas de plástico.

Probablemente ya sabes que numerosos estudios asocian el bisfenol a (o BPA por sus siglas en inglés) a la supresión de la producción de testosterona y de DHT. También provoca una disminución en la fertilidad masculina (1).

Como si esto fuera poco, también se cree que el BPA es el causante de los problemas de disfunción eréctil que sufren los hombres que trabajan en las plantas de producción (2).

Para contrarrestar estos efectos, se ha creado el BPS o  bisfenol S, que permite a los fabricantes colocar una etiqueta en sus productos que indica que no contienen BPA. Pero este no es mucho mejor que el anterior.

El plástico contiene múltiples sustancias estrogénicas y es por ello que deberías mantenerte alejado del mismo.

El Dr. Martin Wagner ha llegado a la siguiente conclusión luego de numerosos estudios: Al comparar el agua del mismo manantial que se envasa en botellas de vidrio o plástico hechas de tereftalato de polietileno (PET), la actividad estrogénica es tres veces mayor en el agua de las botellas de plástico.

 Estos datos respaldan la hipótesis de que los materiales de embalaje de PET son una fuente de compuestos similares al estrógeno. Además, los hallazgos presentados aquí se ajustan a estudios previos e indican que la contaminación del agua embotellada con disruptores endocrinos es un fenómeno transnacional.

Por ende el mejor consejo que podemos darte es que evites tomar agua embotellada en botellas de plástico y no uses ese tipo de recipientes para calentar tus alimentos en el microondas si te preocupa mantener tus niveles hormonales.

No utilices utensilios de cocina de teflón

El teflón y otros compuestos de perfluoroalquilo (PFC) se utilizan como materiales de recubrimiento en los utensilios de cocina. Estos evitan que los alimentos se adhieran al fondo y promueven una limpieza más fácil.

Para ello se utilizan productos químicos, siendo los más utilizados el PFOA y PFOS. Ambos pueden unirse con los receptores de andrógenos humanos y bloquear su unión con la testosterona y DHT.

De hecho, los científicos han descubierto que la exposición al teflón puede resultar en:
• Un aumento de la testosterona en el plasma, lo que implica que el cuerpo tiene menos hormonas disponibles para utilizar.
• Una reducción del conteo de esperma
• Testículos más pequeños

Por supuesto, los fabricantes se apresuran a afirmar que debes rascar la superficie de la sartén o del utensilio de cocina antes de que pueda provocar algún daño. Pero sus  respuestas son poco satisfactorias dado que DuPont (la empresa que inventó el material de teflón) tiene un historial sólido de ocultar información sobre los efectos reales de sus productos químicos (3).

Mi consejo es que cambies todos tus utensilios de cocina de teflón por aquellos recubiertos con cerámica. Si no te importa dedicar un poco más de tiempo para la limpieza, los que son de hierro fundido también son muy buenos y no contienen químicos que dañen tus hormonas.

Filtra el agua

El agua del grifo tiene componentes muy nocivos para tu salud, como el flúor y otros químicos como el mercurio, el cadmio y plomo (4). Es por ello que es aconsejable que inviertas en un filtro de buena calidad para mantener tus niveles de testosterona.

Si bien no son perfectos mejorará la calidad de los alimentos que preparas con agua y sabe mucho mejor.

Usa ropa interior holgada

Quizás te sorprenda que incluya la ropa interior en esta lista pero la moda de usar pantaloncillos ajustados afecta muchísimo a tus testículos.

Estos están separados del cuerpo por una buena razón. Deben estar a un temperatura más baja. Cuando los mantienes ajustados, cerca de tu pelvis o de los muslos estas afectando la producción de testosterona.

Escoge ropa interior holgada y trata de evitar los jeans y otros pantalones apretados para mantener los niveles óptimos de hormonas masculinas.

Recurre a las gafas que bloquean la luz azul

La luz azul proveniente de las pantallas de los dispositivos electrónicos provoca una disrupción de los patrones del sueño y por ende una disminución de la testosterona (5).

Es imprescindible que dejes de utilizar el teléfono al menos una hora antes de acostarte y que protejas tu vista con gafas que bloquean la luz azul.

Además, seria importante que inviertas en una almohada y en un colchón cómodos, que te brinden el descanso adecuado.

Estas son las 5 cosas que debes cambiar para aumentar la testosterona. Hazlo junto con una rutina de ejercicios, una alimentación sana y suplementos y veras los cambios en poco tiempo.

1) Intechopen: Male Reproduction: One of the Primary Targets of Bisphenol
https://www.intechopen.com/books/bisphenol-a-exposure-and-health-risks/male-reproduction-one-of-the-primary-targets-of-bisphenol
2) NCBI: Occupational exposure to bisphenol-A (BPA) and the risk of self-reported male sexual dysfunction.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19906654
3) The Intercept: The Teflon
https://theintercept.com/2015/08/11/dupont-chemistry-deception/
4) NCBI: [Influence of water fluoride exposure on sex hormone binding globulin and testosterone in adult male].
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23654100
5) Harvard Health: Blue light has a dark side
https://www.health.harvard.edu/staying-healthy/blue-light-has-a-dark-side